Viernes, 09 Diciembre 2016 20:44

La economía de El Salvador experimenta una fase alcista de crecimiento

Valora este artículo
(0 votos)

La economía de El Salvador transita un camino de franco crecimiento. Así lo confirman los datos registrados por los distintos sectores económicos durante 2016, que cerrará con una tasa de crecimiento de 2.5%, con un proyección para 2017 en la que el país crecería a una tasa de entre el 2.3% y 2.6%. El crecimiento para 2016 está "por encima del promedio de los últimos 16 años, que ha sido del 1.9%, y seguimos trabajando entonces en la ruta de la meta trazada en el Plan Quinquenal de Desarrollo del 3% [de crecimiento]", aseguró el secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, quien encabezó este viernes el informe brindado por el gabinete económico sobre la gestión anual.

"Todas las actividades económicas mostraron crecimiento, los sectores que más crecimiento han reportado son la agricultura con un 4.2%, la manufactura con un 2.4% y la construcción con el 2.2%", indicó.

"Estamos en una fase alcista del ciclo de crecimiento económico, es el segundo año que crecemos a una tasa de 2.5%", aseguró por su parte el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Óscar Cabrera.

Dentro de los principales factores que empujaron el crecimiento este año figuran el incremento del consumo de los hogares, debido, entre otras cosas, al incremento del 6.2% de las remesas; un mejor desempeño de la inversión pública, con un incremento hasta octubre del 13%; y el aumento de los salarios reales por el orden del 3.9%, a lo cual se añade la generación de 11,765 nuevos puestos de trabajo formales en los primeros 9 meses del año, de los cuales el 79.6% corresponden al sector privado.

La disminución de los costos de la canasta básica también ha contribuido al incremento de la capacidad adquisitiva de la población: en la zona rural, la canasta básica alimentaria disminuyó en poco más de 8 dólares con respecto a 2015, mientras que en el área urbana la disminución fue de cerca de 7 dólares.

"Hemos tenido este año una producción de casi 27 millones de quintales de granos básicos, es superior en un 14% al promedio de los últimos 10 años", aseguró el secretario Lorenzana, quien señaló que este factor ha contribuido a la estabilidad en los precios de los alimentos, abonando a la protección de la economía familiar.

A esto sumó la reducción en los cargos de acceso a la telefonía en un 36%. La tarifa comercial bajó en 8% y la residencial la tarifa fija y móvil hasta un 13%, afirmó.

Indicó también que los precios de la energía eléctrica se han mantenido estables durante todo el año, con una reducción con respecto al año anterior del 17%; además, se ha mantenido el subsidio a la energía eléctrica y el subsidio al gas, beneficiando a más de un millón de familias salvadoreñas.

En materia energética, subrayó que el país ha aumentado la capacidad instalada para la generación a 1,760 megavatios, superior al consumo nacional, que ronda los 1,100 megavatios.

"Con los proyectos [en energía] que se están ejecutando, seguramente nosotros el próximo año habremos duplicado nuestra capacidad de generación con respeto al consumo interno, eso quiere decir que en el país se están creando las bases para convertirnos en un país exportador de energía", subrayó el secretario Lorenzana.

Los datos sobre inversión también son relevantes: la inversión extranjera directa aumentó en $550 millones en el primer trimestre del año, mientras que se han hecho esfuerzos que derivaron en anuncios de inversiones del sector privado por $3,130 millones en áreas como la construcción y bienes inmuebles, electricidad, telecomunicaciones e industria.

Respecto al desempeño del sector financiero, destacan datos como el incremento en 6.1% de los préstamos, equivalente a $12,327 millones, concentrados en vivienda, manufactura, comercio y consumo. Los créditos otorgados al sector productivo crecieron un 8.9%, equivalente a $5,099.6 millones.

El sistema financiero público, por su parte, desembolsó $835.6 millones entre enero y octubre, priorizando el financiamiento a familias y al sector productivo, con énfasis en las micro y pequeñas empresas.

"El Salvador, solo en transferencias internacionales al mes de noviembre recibió $45,488 millones, sin incluir las remesas. O sea, este es un país que tiene una alta liquidez, donde fluye bastante cantidad de dinero, ¿y por qué? porque hay confianza", aseguró el superintendente del sistema financiero, Ricardo Perdomo.

Al cierre de este año, el déficit fiscal se mantiene en 3.3% del Producto Interno Bruto (PIB), del cual 2.2% corresponde al gasto de pensiones. La inversión pública ejecutada a octubre suma $708 millones (65.7% de lo programado); la carga tributaria se mantiene en 15.7% del PIB y la deuda pública sin pensiones asciende al 47% del PIB y a 61.7% incluyendo la deuda de pensiones.

"Para el año 2017, el pronóstico del crecimiento económico estará entre 2.3% y 2.6% y se aproxima esto con lo que dicen varios organismos internacionales como la CEPAL, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial", aseguró el secretario técnico y de planificación.

Visto 4026 veces