Políticas

Las relaciones bilaterales entre España y El Salvador se sustentan en una larga y constructiva trayectoria de amistad y de cooperación mantenidas a través de los años, en la que España ha sabido ser un verdadero socio para el desarrollo de El Salvador. El acompañamiento de España a El Salvador se hizo notorio desde la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, proceso en el cual España participó como uno de los principales impulsores, y ha venido a través de los años adaptándose al proceso de cambio y transformación que ha vivido el país, en conformidad con los avances y logros que se fueron alcanzando en materia de estabilidad y consolidación democrática en el país.

Las relaciones bilaterales están hoy en día adaptadas a la nueva realidad nacional de El Salvador de país de renta media y están cimentadas en valores y principios compartidos como la democracia, la promoción y protección de los derechos humanos, el Estado de derecho, la apertura económica, entre otros. España desea seguir ocupando un rol importante en el desarrollo del país, lo que ha permitido que ambos países sean socios en ámbitos tan importantes como son el diálogo político y la cooperación, tal como ha quedado establecido en el Marco de Asociación suscrito entre ambos países, en el marco de la VII Comisión Mixta de la Cooperación, celebrada el 13 de octubre de 2010.

Una clara expresión de la cercanía entre España y El Salvador en el ámbito político son las numerosas visitas bilaterales del más alto nivel que se han intercambiado, de las cuales sobresalen, por su alto nivel y significado político, las visitas de la Familia Real Española a El Salvador en los últimos cinco años, de las cuales destacan la Visita de Estado de Sus Majestades Los Reyes a El Salvador, en marzo de 2007, y la visita de Sus Altezas Reales Los Príncipes de Asturias a la investidura del Presidente Mauricio Funes, en junio de 2009. 

Además de estas visitas, existen una serie de oportunidades de encuentros anuales entre las altas autoridades de ambos países, donde se toman las decisiones importantes que conducen las relaciones bilaterales. De ellas sobresalen los encuentros entre los Presidentes de Gobierno y/o los Ministros de Relaciones Exteriores durante las visitas bilaterales, o también aprovechando ocasiones como las Cumbres Iberoamericanas, las Cumbres Unión Europea- América Latina y el Caribe, o la Asamblea General de Naciones Unidas, que son citas donde los altos mandatarios conversan sobre temas de interés común, o bien, sobre los temas globales que afectan al mundo. El Presidente Mauricio Funes y el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero se reunieron en la XVIX Cumbre Iberoamericana, celebrada en Portugal, en noviembre de 2009. También se producen encuentros de las autoridades ministeriales del resto de carteras, así como de las altas autoridades de otros poderes del Estado, cada vez que sea necesario.

Otro de los pilares bajo el cual se sustenta el diálogo político bilateral ha sido el apoyo unilateral o el intercambio de apoyos de candidaturas de cada país en los foros internacionales. España ha apoyado muchas candidaturas salvadoreñas, y viceversa. Ambos países son socios estratégicos en el escenario mundial y mantienen una tradición de apoyo y consulta en temas de interés común en los organismos internacionales. 

El diálogo politico entre España y El Salvador también se produce en las relaciones de España con Centroamérica, con un claro objetivo de colaborar estrechamente para constituirse en “motores” de la integración regional. Centroamérica es una de las regiones prioritarias de la política exterior española y por eso España es uno de los mayores cooperantes para el fortalecimiento del proceso de integración regional y uno de los países amigos que apoyan las iniciativas regionales, tal como ha sucedido al liderar “el Grupo de Amigos” de la I Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad Centoamericana, celebrada en Guatemala, en junio de 2011.  Estas relaciones España-Centroamérica alcanzan su maxima relevancia durante la reunión anual mantenida entre Su Majestad el Rey, el Presidente del Gobierno de España y los Presidentes Centroamericanos, en el marco de las Cumbres Iberoamericanas.

Las relaciones políticas entre España y El Salvador se manifiestan asimismo en el contexto de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, donde ambos países están comprometidos con construir un verdadero acervo iberoamericano y consolidar la proyección internacional de la Comunidad Iberoamericana en el mundo. Es por ello que El Salvador albergó la XVIII Cumbre Iberoamericana, en octubre de 2008, y el II Foro Iberoamericano de Migraciones y Desarrollo, en julio de 2010.